Buscar

2

Segunda entrada, en la que he incorporado varios proyectos más, la mayoría más antiguos, alguno reciente.

Tiempos curiosos éstos, en los que las certezas se diluyen en constantes cambios.

Sin embargo, la arquitectura es como la vida, una corriente subterránea que avanza ajena, aunque cómplice, a las vicisitudes inmediatas de la actualidad.

Esto implica, a mi parecer, un refuerzo en la actitud inquieta y de constante esfuerzo que debe tenerse en la búsqueda contínua de mayor calidad y mejor servicio.

Espero que gusten.